“Un dibujo en el viento” de Alejandro López Andrada

Nuestro vecino e Hijo Predilecto de Villanueva del Duque, Alejandro López Andrada, ha sacado a la luz su nuevo libro “Un dibujo en el viento” de Editorial “El Páramo”. 

En su  sinopsis nos lo describen así:

Un secreto inconfesable. Una fecha, 15 de diciembre de 1968. Una familia desintegrada, reflejo de las dos Españas. Un niño capaz de traspasar la realidad más inmediata y forjar un mundo donde lo sobrenatural se materializa en lo cotidiano.

Un dibujo en el viento nos traslada a un paisaje rural, un pequeño pueblo – Veredas Blancas – donde Cristino cuenta la historia de su familia y del lugar que habita. La tragedia y la lucha, las pérdidas y los reencuentros, el amor primero, la educación y las travesuras, la violencia, lo desconocido, el miedo … un ambiente descrito con un lenguaje preciso, emocional y cercano.

Alejandro López Andrada nos brinda el retrato de un mundo apasionado y mágico donde el lector se quedará como un habitante más.”

“Un dibujo en el viento” estará disponbile en las librerías a partir de la próxima semana. Esperamos que sea un éxito de venta y público. 

El domingo 7 de marzo, la noticia apareció también en:

El Día de Córdoba
Diario Córdoba

Julio López para villanuevadelduque.com

Alejandro López Andrada, “El Notario de Los Pedroches”

El Mundo en su edición del pasado jueves, dedica una entrevista a nuestro hijo predilecto Alejandro López Andrada. La pueden consultar completa haciendo clic en este enlace, o sobre la imagen que acompaña a este artículo.

Es desde hace tiempo el autor que ha convertido su territorio natal en el escenario inconfundible donde se desarrollan sus novelas, entrando en la tradición de las topoliteraturas del Macondo de García Márquez, el condado de Yoknapatawpha de Faulkner o la Argónida de Caballero Bonald

Julio López para villanuevadelduque.com

Clic para leer completo

El óxido

El óxido del cielo es el nuevo libro de Alejandro López Andrada que presentó el pasado miércoles Julio Llamazares en la Fundación Antonio Gala . La editorial El Páramo tuvo el honor de editar tan extraordinario libro. Aunque en este caso la alegría de presentar un bello texto llega por partida doble: una, la de que sea un escritor y poeta de la talla de Alejandro, y la otra, la de que sea una persona buena, en el buen sentido de la palabra como dijera el poeta. Conocí a Alejandro no hace mucho y desde el primer momento noté su cercanía, su humanismo y espiritualidad, y tuve la agradable sensación de que me reencontraba con un viejo amigo. Pero tengo con él y con esta magnífica obra mucho en común.

En primer lugar, poseer la doble nacionalidad, rural y urbana. Lo siento de corazón por aquellos que no tengan pueblo, aquellos lugares que se vieron despoblados en la década de los años 60 y 70 emigrando a los cinturones industriales de las grandes ciudades de este país. Mi familia entera emigró a Barcelona. Mis padres, como mis abuelos, vienen de ese mundo rural, de ese territorio que también conoce Alejandro. Un territorio de fatigas y hambre. Esa literatura íntima que se revela llena de sentido, de poesía, de valor antropológico y etnográfico, y cuyos paisajes dibuja el autor acercándonos a la ornitología y la naturaleza, los sentimientos y las personas que lo habitan. Son esas historias de las que formamos parte que se quedan flotando en las esquinas, hasta que llega el escritor y el poeta, sanadores del alma, y las recogen con sus palabras para regalárnoslas.

Manuel Mestre para Diario Córdoba
Guionista-realizador TV

‘La Sabia’ de Villanueva del Duque

Hace unas semanas Canal Sur tributaba un homenaje a Mª Josefa Español a la que en Villanueva del Duque se conoce cariñosamente como “La Sabia”, en ese programa su familia le realiza un merecido reconocimiento, a escasos meses se cumplir los 100 años.

Mª Josefa nació el 19 de agosto de 1909, conserva una lucidez maravillosa, compone pequeños poemas y versos que cita de carrerilla, tiene el don de las cabañuelas y es conocida por curar, entre otros, el mal de ojo y las “culebrillas”.

Su vida es todo un ejemplo de sacrificio y superación, desde la muerte de su madre al nacer ella, pasando por una dura infancia de trabajo ayudando en el campo y el cuidado de los animales, y por la perdida de su marido y uno de sus hijos, toda una vida de trabajo, dedicada a sacar adelante a su familia, en definitiva “Una vida ejemplar”.

En “El Viento Derruido” el gran libro de Alejandro López Andrada en el cual las personas más sencillas y humildes son protagonistas, hay un capítulo entero dedicado a ella, Alejandro lo titula “La Voz de la Lluvia” y nadie como él sabe recrear la vida de Mª Josefa, desde ese entorno misterioso y mágico al que  parece pertenecer.

Mª Josefa Español es en estos momentos, una especia de médium que me comunica con lo perdido. Yo le digo que me hable, que me cuente hermosas historias que ella conoció cuando yo ni siquiera había nacido y era el mundo rural una fusión de hierba y cal, un abrazo de casas de adobe y de colinas, un camino profundo que se alimentaba del silencio y del crujido anónimo de los carros que cruzaban los campos lentamente hacía la sierra. Mª Josefa pisó muchos caminos y holló con sus pies descalzos campos rudos para llegar a entender una realidad, demasiado áspera y bronca, pero dulce por su modo de uncirse a la madre Naturaleza. Ella lo aprendió todo siendo niña, y hoy, además de leer la piel de las nubes y adivinar el rastro de las tormentas, sabe también deshacer el mal de ojo y sanar y rezar, como nadie, las culebrillas: un herpes agresivo que traza líneas por la piel y que si acaba juntando los extremos (la cola, o el rabo, con la punta de la cabeza), según escuché en mi infancia decir a un anciano, puede suponer la muerte del enfermo, aunque yo no conozca ni un caso en ese sentido […]

Mª Josefa a mi lado sigue hablando, y en su voz de lluvia no se agotan los recuerdos. Se parece físicamente a Chavela Vargas: el mismo cabello, la piel arrugada por la ternura, los ojos profundos y dulces como almendras bañadas por un licor de caramelo. Y uno ve paradójicamente, en la suave dulzura que baña sus ojos una sobria fortaleza que desconcierta, a veces, a quien la mira, pues no es nada fácil hallar en un rostro así una expresión tan armónica y equilibrada, esa mezcla de paz, de rudeza, de serenidad, de dolor y de alegría, que vemos en María Josefa cuando hablamos con ella largamente, sin cansarnos […]

Cualquiera que la haya conocido, toda persona que haya tratado a esta mujer, nunca podrá olvidar su naturalidad, su campechanía, su aire misterioso, su infinita dulzura, su calidez humana; ella porta en su voz, además, enhebrada de lluvia, la sabiduría ancestral de un mundo perdido, de una cultura lejana, derruida, de la que ella es, quizá sin saberlo, el eslabón último, la señal y la huella que aún quedan sin borrar en un camino cubierto por la bruma, por la espesura informe del olvido y la corteza sombría del silencio.”

villanuevadelduque.com, texto en negrita extraído de “El Viento Derruido” de Alejandro López Andrada

López Andrada cierra la trilogía de ‘Los años de la niebla’ con ‘El óxido del cielo’

El escritor Alejandro López Andrada (Villanueva del Duque, 1957) cerrará la trilogía de ‘Los años de las niebla’ con un volumen titulado ‘El óxido del cielo’, que llegará a las librerías el próximo mes de abril coincidiendo con la Feria del Libro de Córdoba y que completa un ciclo narrativo en el que el autor de Los Pedroches ha reflexionado sobre la desaparición del mundo rural. ‘El óxido del cielo’ saldrá publicado en el sello cordobés Puntoreklamo, según explicó el propio López Andrada en la librería La Fragata de Pozoblanco, donde inauguró las actividades culturales para adultos de este nuevo establecimiento con la reedición del libro de artículos ‘La luz del Verdinal’.

López Andrada, cuya novela ‘El libro de las aguas’ ha sido llevada recientemente al cine, se mostró satisfecho de poner fin a un ciclo que ha centrado buena parte de sus esfuerzos en la última década y mostró su confianza en que en esta nueva entrega gustará a todos aquellos lectores que ya disfrutaron de los dos volúmenes anteriores. El ciclo ‘Los años de la niebla’ supuso en su día un importante cambio de registro en la obra del escritor vallesano, ya que en estos textos abandona los géneros tradicionales e investiga en un género meztizo en el que mezcla ensayo, periodismo o investigación histórica. Sobre el nuevo volumen, el autor no quiso desvelar sus principales claves, aunque sí avanzó que mantiene el mismo tono de los anteriores y que irá ilustrado en la portada con una imagen del fotógrafo pozoalbense Ismael, con en el que ya ha colaborado en repetidas ocasiones.

Además de avanzar esta nueva publicación, López Andrada también charló con los lectores sobre ‘La luz del Verdinal’, un libro de artículos que se publicó por vez primera en el año 2001 y que ahora ha recuperado la editorial Puntoreklamo. El escritor señaló en ese sentido que aún se siente cercano e identificado con la serie de textos que componen esta obra, en los que habla de sus seres más cercanos, de los personajes de su tierra natal o de algunos tradiciones ancestrales del Valle de los Pedroches como las Cruces de Añora. “Como todos mis libros, éste también habla de mi tierra y presta una atención especial a los seres más desvalidos”, explicó López Andrada, que a lo largo de su trayectoria ha ganado numerosos premios como el Andalucía de la Crítica, el Rafael Alberti, el San Juan de la Cruz o el José Hierro.

En el acto de presentación celebrado en La fragata también participaron el concejal de Cultura de Pozoblanco, Serafín Pedraza, y el editor de Puntoreklamo, Antonio de Egipto Suárez Chacón. Pedraza recordó que el Consistorio fue quien editó ‘La luz del Verdinal’ por vez primera y señaló a López Andrada como uno de los escritores más relevantes hoy de la zona norte de Córdoba y como “el único que ha consagrado su obra por completo a su tierra”. “No sé si en nuestra comarca se le ha agradecido esta dedicación de la forma que merece”, agregó el edil y ex diputado provincial de Cultura. Por su parte, el editor mostró el orgullo que para el sello Puntoreklamo supone incorporar a su catálogo dos obras de Alejandro López Andrada.

La presentación de ‘La luz del Verdinal’ supuso la apertura de las actividades culturales para adultos de la librería La fragata, situada en la avenida Marcos Redondo de Pozoblanco y que abrió sus puertas el pasado 12 de diciembre. Sus responsables avanzaron que ya están trabajando en nuevas presentaciones, conferencias y cuentacuentos infantiles que se sucederán en los próximos meses.

Extraído de Plaza Pública .

Alejandro, El País y Los Pedroches

Ayer apareció en la edición nacional del diario “El País”, en su suplemento “El Viajero”, un artículo de Alejandro López Andrada sobre Los Pedroches, en el que recorre toda nuestra comarca dando preciosas pinceladas de lo que es cada pueblo.

Es una suerte que el diario de mayor tirada de nuestro país tenga a Alejandro como referente de la comarca, pues nadie como él puede dar una visión tan poética de todo lo que nuestra tierra puede ofrecer.

Ya en septiembre de 2005 había publicado un artículo exclusivo de Villanueva del Duque, en el que se encuentra una de las descripciones más bellas que haya podido hacerse de nuestro pueblo.

Portal Villaduqueño los pone hoy a disposición de todos sus usuarios.

Julio López para villanuevadelduque.com

Alejandro López Andrada reedita una de sus estampas de prosa poética

El escritor Alejandro López Andrada presentó ayer La luz del Verdinal , un libro reeditado por la Editorial Puntoreklamo y que ya está disponible en todas las librerías. El acto se desarrolló en la Fundación Antonio Gala con la intervención del autor, el también escritor Joaquín Pérez Azaústre, el concejal delegado de Seguridad, José Joaquín Cuadra, y Manuel González Mestre, gerente de la editorial.

Este libro ya se editó en el 2000 por el Ayuntamiento de Pozoblanco con motivo del galardón Andalucía de la Crítica en modalidad de poesía que López Andrada recibió. Ahora, ocho años más tarde, se presenta con una misma base pero más actualizada: se han revisado los artículos periodísticos que lo componían y se han mantenido aquellos que son más literarios.

El objetivo de esta reedición es que el libro esté disponible para todos aquellos seguidores del escritor que no tuvieron la oportunidad en su día de conseguirlo. La obra bautiza una nueva colección de Puntoreklamo Imaginario popular, y está dividia en varios bloques temáticos entre los que se encuentran paisajes , lugares , ausencias , meditaciones , etc.

El autor describe esta recopilación como “una reflexión de mi alma y una mirada poética sobre lugares, personas cercanas -algunas de ellas ya no están- y todo aquello que me ha ido dejando huella. Es un libro que está a caballo entre la poesía y la prosa”.

López Andrada le tiene mucho afecto al texto porque “hay más de mí en él que en cualquier otro, ya que en este reside mi propio yo y mi propia realidad. Es un libro intimista”. Aunque ya hace tiempo que La Luz del Verdinal salió a la luz, la motivación que le llevó a escribirlo fue que había una serie de estampas “de mi propia memoria, siempre desde un punto de vista sencillo y cercano con el prójimo, que quería que se quedasen plasmadas”. El escritor se siente más poeta que novelista porque las rimas “me salen de dentro. Cada día me cuesta más escribir novelas”.

Respecto a la planificación de su trabajo, Andrada no se considera “metódico”, sino “anárquico”, ya que él no escribe cuando quiere sino cuando “me llega la inspiración. Escribo a golpes de emoción”. Asimismo, resalta el literato el apoyo constante de su mujer Paqui, quien también le inspira y “es la primera que confía en mí”.

Pese a la intensa y avalada trayectoria de Alejandro López Andrada, hoy es más conocido para el gran público por la adaptación cinematográfica de El libro de las aguas , que recientemente se ha estrenado en las salas de cine, algo de lo que es consciente, porque el cine es “un eco de resonancia” y lo agradece. Desde hace un año está inmerso en la creación de una novela en la que mezcla realidad y ficción y donde internet tiene un hueco.

Gema Genil para Diario Córdoba

La comarca de BRUMA

Después del estreno de la película “El Libro de las Aguas”, una sensación predomina sobre todas las demás: la promoción que se realiza de nuestros pueblos es impagable. El inmenso cielo de la comarca, el perfil urbano de Pedroche, el encanto de Santa Eufemia, la frescura campestre de Hinojosa,  las sorprendentes Dos Torres y Belálcazar, la inmensa y desconocida sierra de Pozoblanco  y por supuesto, Villanueva del Duque, con la grandiosidad derruida de El Soldado, el encanto del interior de sus viejas casas, la frondosidad del paraje de Las Cruces y la recóndita Sierra del Gavilán.

BRUMA es Los Pedroches, en una preciosa mezcla a través de la cual la magia del cine nos permite recorrer nuestra tierra en segundos, BRUMA es la hermandad de todos sus vecinos, hinojoseños, pozoalbenses y villaduqueños compartiendo una romería, calabreses y usías acompañando un duelo, es en definitiva lo que todos quisiéramos que fuera nuestra comarca, un conjunto y una oferta común de recursos naturales y humanos que sin duda deslumbrará a cualquiera que asista a las salas de cine.

Si me piden opinión sobre la película de “El Libro de las Aguas” les diré que tendría que verla otra vez, porque no se puede estar pendiente del global cuando se está ensimismado por los pequeños detalles, por las personas conocidas y por tanta esencia de nuestra comarca que desde la pantalla se desborda a raudales.

¿Algunos detalles? genial la fotografía, impresionantes los actores: muy creíble Alex González, preciosa y dulce Elena Furiase, desgarradores Lolita Flores y Juan J. Valverde, y majestuoso Fernando Luján. Tal vez bastante duras algunas escenas, pero no mucho más que la época que se pretende recrear.

Aunque Alejandro López Andrada no tuviese más libros escritos que este, aunque no tuviese ni un solo premio literario, ni ningún otro galardón , solamente por  “El libro de las Aguas” y su paso al cine, la comarca de Los Pedroches le debería un reconocimiento sin igual. Si la mancomunidad de Los Pedroches pudiese nombrar Hijos Predilectos, ya estamos tardando en proponer a nuestro vecino.

¡¡ GRACIAS ALEJANDRO !!

Julio López para villanuevadelduque.com

 

Reseñas en medios de comunicación (actualizada a 15-11):

Metáfora de Los Pedroches, (El Mundo, 13-11-08)

El guión rescata el alma de mi novela, ha sabido captar los momentos esenciales (El Día de Córdoba 13-11-08)

Córdoba se rinde ante el estreno de la película `El libro de las aguas´ (Diario Córdoba 14-11-08)

La Córdoba más hollywoodiense (Diario Córdoba 14-11-08)

Estreno en Córdoba de El Libro de las Aguas (Diario EL MUNDO 14-11-08)

Goyas (Diario Córdoba 14-11-08)

Un paisaje, un drama (Diario Córdoba 14-11-08)

Giménez-Rico cree que El libro de las aguas perdurará en el tiempo (El Día de Córdoba 14-11-08)

La esencia de Los Pedroches (El Día de Córdoba 14-11-08)

Cine de Encinas y Casas de Granito (ABC 14-11-08)

Al Margen – El Libro de las Aguas (Diario Córdoba 15-11-08)

Postal para Alejandro (Diario Córdoba 15-11-08)

Córdoba acoge el estreno mundial de El Libro de las Aguas (Los Pedroches información 15-11-08)

Mi vecino Alejandro

Mañana nos han invitado al estreno de una  película basada en una obra literaria del mismo título. Me resulta agradable pensar, que seguramente sea un reducido grupo, el de los autores que han conseguido que su trabajo despierte el interés de las productoras de cine, logrando lo que habrá sido sin duda un reconocimiento y un hito fundamental en la trayectoria de ese escritor. Tiene que ser un orgullo haber logrado que esos personajes y esos escenarios cobren vida en la gran pantalla, convirtiendo así a toda su tierra en un lugar de cine y despertando la satisfacción de todo aquel que viva en ella.

La lastima es, que ese autor pueda tener otros muchos premios y reconocimientos, nacionales, internacionales y de todo tipo, porque será por ello, tal vez, una persona creída de si misma, alejada del día a día cotidiano y que únicamente se relaciona con un reducido grupo de personas y autores cercanos a su círculo, sin importarle nada más fuera de ese entorno.

Por eso, en contraste a la figura de este autor, del que no quiero ni saber el nombre, hoy quería escribir sobre mi vecino Alejandro, una persona cercana, comprometida con su pueblo y su comarca, por la que, desde su puesto de técnico, lleva esparciendo la cultura desde hace muchísimos años, desarrollando un trabajo noble y sobre todo comprometido.

De Alejandro, me llama la atención como disfruta con todas las pequeñas cosas que le rodean y me gusta ver la ilusión que desprenden sus ojos con cualquier acontecimiento que se produce en su pueblo, al que tanto quiere, y del que nunca ha querido separarse.

Hace unos días, entre las fotos que hicimos en los actos de apoyo a Gloria Romero, descubrí una imagen suya, rodeado de vecinos mientras miraba con la curiosidad de un niño a los cámaras de Canal Sur subidos en el balcón del ayuntamiento. Él no podía faltar a ese acto, porque se trataba de ayudar a cumplir la ilusión de una paisana.

Por todo esto, quería escribir sobre mi vecino, tan alejado de la parafernalia de prensa, actores, políticos, curiosos y algún arrimado, que se darán cita mañana en Córdoba para el estreno de “El Libro de las Aguas”.  A él seguro que todo esto no le importa, porque hace mucho tiempo descubrió, que lo verdaderamente importante se encuentra dentro de las personas, y eso basta para convertirle en alguien imprescindible en nuestro pueblo y nuestra comarca, aunque algunos tarden aún años en darse cuenta de ello.

Julio López para villanuevadelduque.com