El próximo lunes 15 de febrero darán comienzo las obras de reforma de la Plaza del Duque de Béjar

Captura de pantalla 2016-02-09 a la(s) 10.52.06

Se comunica que el próximo Lunes 15 de febrero se comenzarán las obras de
reforma de la Plaza del Duque de Béjar. La primer fase de ejecución  comenzará por
la zona de la fuente ornamental, informando que se podrá acceder al aparcamiento
ubicado en Calle El Allozo, desde la Plaza Santa Bárbara. Al mismo tiempo,
comunicamos que seguirá existiendo circulación de vehículos desde la calle Ramón
y Cajal, Calle Sol y Camino de Santiago.

De la Calera al Calerín

17

Texto: José Sánchez Fernández Fotografía: Lucía Suárez

De la leña al carbón.-

Tiempos atrás la cal era uno de los elementos imprescindibles de aquella sociedad. La cal se utilizaba, entre otras aplicaciones, para hacer argamasa o mezcla para construir las tradicionales casas de piedra de nuestros pueblos. También se utilizaba para neutralizar los suelos ácidos con el calcio que la cal aportaba. Los troncos de viñas y olivos se encalaban para desinfectarlos, al igual que los establos del ganado. Y por supuesto, ¿en qué casa no había una tinaja con cal para encalar las paredes de nuestras casas y cortijos?

Horno de cal o calera de leña.-

Consiste en una excavación en forma de hoyo, realizada sobre un talud natural del terreno con paredes de ladrillo o adobes; de un diámetro de 2 metros aproximadamente y una profundidad de 3 metros. En el primer metro inferior había un pequeño “vaserete” a partir del cual se iniciaba una bóveda de piedra caliza, que era la encargada de sujetar toda la carga pétrea del horno. En dicha bóveda se dejaban unos pequeños orificios para que las llamas de la leña penetraran mejor a través de ellos y calcinasen mejor la carga. En lo alto de la calera se solía colocar algo de leña (chasca), sobre la cual se vertía una capa de barro de unos 10 centímetros para conservar mejor la temperatura.

1311

Una vez cargado de piedra el horno, se preparaban unos 600 haces de leña (20 o 24 carros) que se aproximaban a la parte inferior de la calera para su calcinación. Los haces se iban introduciendo poco a poco con una horca por un pequeño arco que conectaba el exterior de la parte interior de la bóveda.

14

7

Para realizar una hornada de cal se necesitaban de 3000 a 4000 Kg de piedra caliza. El tiempo de duración de la quema era de 5 a 6 días, durante los cuales el horno alcanzaba una temperatura de entre 900-1000 ºC, dependiendo del tipo de leña. La sierra de nuestro pueblo fue muy prolífera en caleras, ya que pueden observarse hasta diez asentamientos de este tipo localizados por El Viñón, el Barranco de las Caleras, La Romera, etc.

En los años 50, mi padre Juan Sánchez Español, conocido por “Juanito el Calero”, alternaba el “carboneo” con algunas hornadas de cal que hacía por encargo. Pero pronto, se dio cuenta que el sistema de leña tenía los días contados, ya que el desmonte causado por las labores agrícolas lo iban esquilmando gradualmente. Un día, le comentó a mi padre su amigo Pepe “Jeromo”, que en Peñarroya-Pueblonuevo hacían la cal con carbón mineral; no se lo pensó dos veces, se fue a dicha localidad para ver cómo era eso que le habían contado. Y de allí trajo las ideas muy claras.

Calerín.-

En 1952 se comienza a construir el Calerín del Viñón; le ponen ese nombre para diferenciarlo de la calera, ya que aquel pasa a tener otras dimensiones y el combustible es el carbón mineral, en detrimento de la leña. El Calerín está construido sobre una antigua calera, con una altura de llenado de 6 metros y un diámetro de 2,60 metros. En la parte inferior hace como un pequeño embudo, donde 4 o 5 raíles de vagoneta sujetaban las primeras piedras colocadas adecuadamente encima de estos, para empezar el ciclo de funcionamiento.

1098 1215

Puesta en funcionamiento.-

Consistía en que encima de las primeras piedras que habíamos puesto sobre los raíles, se echaban unos cuantos haces de leña bien distribuida, y a continuación se vertían  sobre la leña 300 o 400 kg de carbón (que equivalían a 8 o 10 esportones, dependiendo de la calidad del carbón) y de 3 a 4 volquetes de piedra caliza (1200-1500 kg). Siempre la leña y el carbón debían estar bien distribuidos. A cada capa de carbón y piedra le llamábamos “una tanda”.

Y así, tanda sobre tanda, se llenaba hasta la mitad del horno aproximadamente. Entonces era el momento de acceder por la pequeña galería en forma de rampa, que da acceso al fondo del calerín, donde estaban los raíles con las piedras entrelazadas, y con una aulaga en llamas se prendía fuego a la leña. Esta a su vez encendía el carbón y así, iba el fuego ascendiendo paulatinamente hacia arriba. Transcurrido un día y estando ya seguros que el carbón había prendido bien y estando el horno con fuerza, era el momento de seguir echando tandas hasta terminar el llenado del calerín; un total de unas 18 tandas. El motivo por el que se llenaba solo la mitad del calerín en el momento del encendido, era conseguir una buena combustión del carbón al haber una mayor capacidad de aire (respiración).

6 5

Pasados 5 o 6 días, el fuego aparece por arriba y por los bordes laterales. Por la parte baja del horno con el carbón ya quemado, va dando paso al enfriamiento de la cal y las cenizas. Entonces empieza la extracción de la cal. Con un gancho de hierro haciendo una pequeña “L” en la punta y una adecuada empuñadura, el calero observa y con el gancho tira de las primeras piedras sobrepuestas que se habían colocado. Sacadas las primeras piedras, la cal ya cocida descansa sobre los raíles. Estos están colocados de manera horizontal; el calero tira con el gancho, punta hacia arriba, de los terrones de cal. Estos caen en catarata, provocando que todo el horno recalque causando un gran ruido de fricción y unas grandes llamaradas en la parte superior del horno. La cal y cenizas caen a una pequeña base de recogida debajo de los raíles de 1 metro cuadrado, aproximadamente. El tirado o pinchado tenía que ser rápido porque producía una gran polvareda muy difícil de soportar.

Una vez desaparecida esta, se bajaba a la base de recogida y se recogían los terrones de cal ya cocida, a mano. Se solían extraer unos 30 esportones de cal (1400-1600 kg) y unos 6-8 carretillas de mano de ceniza de carbón, que se sacaban entre 4 y 6 “pinchadas”. El motivo por el que se cogían los terrones de cal a mano, era porque la experiencia nos hacía detectar si la cal tenía hueso, debido a la diferencia de peso con los terrones de cal bien cocidos. Que un terrón tuviera hueso significaba que su interior no se había terminado de cocer, y por ello era separado inmediatamente.

Terminada la tarea de extracción de la cal, que era  normalmente cuando los terrones de cal salían incandescentes junto con el carbón, era el momento de subir a la boca del horno para echar nuevas tandas. Esta tarea consistía en reponer por arriba del horno, con piedra caliza y carbón, el hueco que había dejado la extracción de los terrones de cal y carbón.

Por la parte superior del horno, que al haber sido movido por las extracciones anteriores recientes estaba muy fuerte, solía aparecer un anillo incandescente. En este punto el calero debía tener sumo cuidado, ya que si el horno no había recalcado en las mismas proporciones que en lo extraído por abajo, significaba que se había hecho un bloque fundido pegado a las paredes del horno por las fuerte temperaturas que se habían alcanzado (1300-1400 ºC). Esta peligrosa situación ocurría cuando se cambiaba de tipo de carbón, y al ser de mayor calidad de lo que se había previsto, fundía la piedra caliza. A esta situación le llamábamos una “bóveda” que podía ser parcial o total. La bóveda total era muy difícil y peligrosa de despegar; se hacía golpeando con un hierro todo el perímetro superior del horno, realizando pequeños cráteres hasta que se desprendía el material fundido de las paredes. Cuando la bóveda era parcial se podía observar a través de la parte recalcada una burbuja de fuego que salía del centro del horno, con unos colores tan vivos que nunca se olvidan. Afortunadamente las bóvedas no eran muy frecuentes.

El trabajo del calero, duro donde los haya, no era solo hacer la cal; había que bajar a la cantera y hacer con la maza y barrena los agujeros para colocar el barreno de dinamita que rompía las lastras o peñones de piedra caliza de la pedrera. Una vez efectuada la “pega” (explosión), quedaban piedras de diversos tamaños que se despedazaban con maza o almaena (herramienta superior en peso a la maza), para conseguir piezas de tamaño uniforme sin olvidar la palanca y la piocha para poder mover las piedras de más peso. Durante los inviernos, que eran muy duros, había que arreglar los caminos, que los carros con sus ruedas de hierro desbarataban, para que pudieran pasar aquellos viejos camiones con sus cajas de madera. Recuerdo aquel GMC, matrícula M-51918 de Pozoblanco y aquel STEYR de Murillo Leal y el EBRO de José Urbano Sepúlveda, estos dos últimos de Villanueva del Duque.

2 3

La cal del Viñón gozaba de un gran prestigio entre los albañiles de la época, por su viscosidad que daba a la mezcla y por su dureza. Esta se vendía en casi todos los pueblos de a comarca, a almacenes de construcción y a particulares. La cal del Viñón se utilizó en la construcción del ayuntamiento y el colegio Maestro Rogelio Fernández de Villanueva del Duque, la iglesia de San Andrés de Alcaracejos, el mercado de Abastos de Pozoblanco, los cuarteles de la Guardia Civil de El Viso y Dos Torres, etc.

El Calerín del Viñón deja de funcionar sobre el año 1969 por la fuerte incursión del cemento en la construcción, debido a su menor coste y al encarecimiento del carbón.

Nuestra señora de Guía ya está en su Ermita-Santuario

A las doce de la mañana de hoy, la imagen de la Virgen de Guía (ya restaurada) ha sido trasladada en procesión desde la Parroquia de San Mateo a su Ermita Santuario. Tras la procesión, se ha celebrado una Santa Misa.

1 32Nuestra Señora de Guía permanecerá en su casa Santuario hasta el próximo 24 de febrero que será trasladada a Alcaracejos en una procesión que comenzará a las 10:00 de la mañana.

Fotografía: José Caballero Navas

En la tarde de ayer Villanueva del Duque lució radiante su Carnaval 2016

DSC_4230 DSC_4233 DSC_4239 DSC_4255A las seis de la tarde, los vecinos ya disfrazados se aglutinaban en la Plaza del Duque de Béjar para dar comienzo a un pasacalles que, dirigido por algunos personajes de la tele y amenizado con música, recorrió las calles del municipio llenándolas de color y de diversión. De este modo, quesitos del caserío, pastillas Juanolas, vagones de montañas rusas, princesas de todos los cuentos, etc., al pasar por la puerta de la residencia de ancianos “Sagrada Familia” detuvieron la marcha para compartir con los más sabios un poco de la alegría carnavalesca.

DSC_4274 DSC_4275

Posteriormente, bajaron la calle Rogelio Fernández y subieron por Generales Carvajal para asistir a la presentación de disfraces infantiles en el Salón Polivalente. Por el escenario, en la categoría de disfraz individual o en parejas, desfilaron muchas princesas Frozen, marujas desde un balcón, piratas, frutas, pequeños leones, racimos de uvas, relojes e, incluso, diseñadoras de corte y confección al estilo Agatha Ruiz de la Prada. En la categoría de grupos resaltaron cuanto menos la corporación de nueve Quesitos del Caserío y sus dos Minis babybel; así como, el rescate de las pastillas Juanolas de toda la vida.

Tras el desfile, comparsas y chirigotas deleitaron con coplillas, pasodobles y cuplés a un Salón Polivalente lleno hasta la bandera. Así, la primera en salir a escena fue la comparsa pozoalbense “La Incorruptible”. A continuación la chirigota “El grifo”, también de Pozoblanco, que ofreció momentos de risa con su propuesta para este carnaval 2016, titulada “Sin reglas”. Finalmente, el broche de oro lo pusieron la chirigota “La cuadrilla de Finito de Añora” que se fueron con la gran satisfacción de un público entregado que pedía “otra”, como si de un concierto se tratara.

DSC_4392 DSC_4401 DSC_4409DSC_4405Después de tan mágico repertorio, se procedió a la entrega de premios infantiles en la categoría individual o en pareja y, cómo no, en la de grupo. Así, los disfraces individuales que más han gustado han sido el racimo de uvas (segundo premio); y, las marujas desde el balcón (Primer Premio). En todos los galardones, el jurado ha valorado la originalidad, la dificultad en la elaboración, la connotación de diversión que suscitase el vestuario y la puesta en escena.

DSC_4331DSC_4372 Así, el primer premio al disfraz en grupo ha recaído en los nueve quesos del Caserío y en sus dos mini Babybel. El segundo, se lo han llevado las pastillas Juanolas de toda la vida. Por su parte, los quesos se han presentado a sí mismos pronunciando nueve frases distintas para finalmente dar protagonismo a sus dos mini Babybel. Las Juanolas, en cambio, han decidido versionar una canción para justificar los beneficios que las pastillas de regaliz tienen para la voz.

DSC_4419 DSC_4389

DSC_4416

Una vez finalizada la entrega de premios infantil, los asistentes acudieron al Pabellón Municipal en el que la música y la barra de bar generaron un ambiente perfecto para el baile y la entrega de premios a los adultos. Así, en individual, el Frankenstein de Mary Shelley, Águila Roja, la cama, las bolas de souvenir y los flamencos bailaban incesantes; mientras que los grupos, “A la rica banana”, “El sándwich”, “Los Buzos”, “El monstruo de las galletas”, “las Cookies” y la “Montaña rusa” daban un divertido espectáculo para todos aquellos que decidieron salir de casa con la cara de todos los días.

DSC_4439 DSC_4440 DSC_4447 DSC_4456 DSC_4464DSC_4469DSC_4472DSC_4473DSC_4485DSC_4502DSC_4506DSC_4492

La entrega de premios, aunque se hizo de esperar, llegó sobre la una de la mañana. En la categoría individual, el Frankenstein de Mary Shelley se llevó el segundo premio, mientras que en “El Picador” recayó el primero. En los grupos, teniendo en cuenta que al pasacalles no habían asistido todos los allí presentes, base imprescindible para poder concursar, se repartieron cuatro premios en vez de tres. Así, el cuarto recayó en “El monstruo de las galletas”; el tercero, en “las Cookies”; el segundo en “A la rica banana”; y el primero en “La montaña rusa”.

DSC_4509 DSC_4510 DSC_4512 DSC_4513 DSC_4515 DSC_4517

Lucía Suárez para villanuevadelduque.com

 

 

Las nuevas instalaciones del gimnasio municipal están ya listas para sacarles el máximo partido

La semana que viene llegará repleta de novedades y de nueva maquinaria. Las actividades se multiplicarán: Pilates, Yoga y nuevas clases que, lejos de gluteos, abdomen y piernas (G.A.P) conseguirán la tonificación del cuerpo entero. No os lo perdáis!!! “No es la línea de meta la que importa, sino tener el coraje de comenzar”.

1 2 3 4 5 6 7 8 9

Jornadas de puertas abiertas con motivo de la reapertura del gimnasio municipal

Mañana a las 17:00 horas tendrán lugar unas jornadas de puertas abiertas con motivo de la reapertura de nuestro gimnasio municipal. En ellas se informará de las novedades que presentan las instalaciones después de las mejoras realizadas. GYM

El pasado lunes dieron comienzo las obras de saneamiento y mejoras de las calles Cuatro Vientos y Rogelio Fernández

1

El pasado lunes, aunque estaban ya proyectadas en papel antes de que terminara el año 2015, dieron comienzo las obras de saneamiento y mejoras de las calles Cuatro Vientos y Rogelio Fernández. La  obra consistirá en la mejora de la calzada, sustitución de canalización de tuberías, saneamiento y abastecimiento; así como, la mejora de la red de baja tensión. Para ello, se mantendrá el acerado y se optimizará el pavimento.

2 3

La obra consta de dos fases. Una, la que actualmente se está ejecutando, que abarca desde el cruce de la calle Virgen de Guía con la calle Cuatro Vientos, hasta la confluencia con la calle Portugal; otra, de tramo más pequeño, comprenderá desde el cruce de Portugal hasta la plaza de María Josefa Fernández Benítez. De esta manera, el Ayuntamiento de Villanueva del Duque invertirá 114.523€ en la primera fase y un total de 25.346,09€ en la segunda.

4 5 6

En la tarde de ayer Villanueva del Duque celebró la Fiesta de la Presentación del Señor, la “Candelaria” 2016

10

Este año, la festividad de la Presentación del Señor en Villanueva de Duque, la “Candelaria”, ha sido algo diferente a la de años anteriores. La Imagen de la Virgen de Guía estaba siendo restaurada y no se encontraba en su Ermita-Santuario. De ahí que la presentación, bendición e imposición de escapularios a los niños bautizados en 2015 se celebrara en la Parroquia de San Mateo Apóstol y no en la Ermita de Nuestra Señora de Guía. Eso sí, los villaduqueños pudieron recibir y venerar la imagen ya restaurada de su Patrona, la cual llegó ayer a las 19:30 de la tarde, hecho que hizo que fuera la Virgen de Guía la que saliera en procesión y no la Candelaria como suele ser habitual.

2

A las 16:30 de ayer, los padres de los niños bautizados en 2015 acudieron, junto a sus hijos, a la Parroquia de San Mateo Apóstol, a los cuales, después de ser presentados y bendecidos por el párroco D. José Ángel Arévalo Erencia, se les impuso el Santo Escapulario de la Virgen del Carmen. Posteriormente, los asistentes compartieron café y pasteles para celebrar la presentación de sus hijos al Señor.

IMG-20160202-WA0004

Fotografía de José Caballero Navas

Ya, a las 19:30, después de recibir y alojar la imagen ya restaurada de la Virgen de Guía, el párroco bendijo y repartió las velas entre los fieles. Una vez prendidas, los feligreses salieron a la calle portando “la luz de vida” y, tras ellos, la recién recibida Patrona para hacer el breve recorrido procesional por la misma plaza de la Iglesia. Tras la procesión, se celebró una Santa Misa para celebrar la presentación del Niño Jesús en el Templo de Jerusalén cuarenta días después de su nacimiento.

5 6 4 8 7 9 10 11 12 13 14 15

Hay una antiquísima invocación que dice “El día de la Candelaria, está el invierno fuera; pero si no ha nevado y quiere nevar, invierno por comenzar”. Cierto es que ayer el aire no corría y que las velas encendidas acompañaron en todo momento a la bendita imagen, haciendo de ella el centro de todas las miradas, haciendo presentir que el invierno está a punto de concluir.

Lucía Suárez para villanuevadelduque.com

 

 

Mañana, día 2 de febrero, tendrá lugar la Fiesta de la Presentación del Señor, “la Candelaria 2016″

PRESENTACIÓN DE JESÚS

De esta manera, a las 16:30 de la tarde, teniendo en cuenta que la imagen de nuestra Patrona la Virgen de Guía no se encuentra en su Ermita Santuario, la presentación de los niños bautizados en 2015 y la imposición de escapularios tendrá lugar en la Parroquia de San Mateo.

Posteriormente, a las 19:30 se procederá al rito de Bendición de las velas, la procesión y la celebración de la Santa Misa.